5.1.13

VENEZUELA, UN FUTURO SIN CHAVEZ


El pueblo venezolano está viviendo unas jornadas de incertidumbre ante las contradictorias noticias que llegan desde la isla de Cuba donde se encuentra hospitalizado el Presidente electo Hugo Chavez tras la segunda intervención quirúrgica a la que se le viene sometiendo desde que hace un año se le detectara un proceso cancerígeno que no ha terminado de superar.
Son momentos de informaciones gubernamentales que quieren trasladar a la población venezolana cierta tranquilidad ante la grave situación provocada por las complicaciones postoperatorias, pero con escaso éxito.
Las filtraciones son muchas y coincidentes en el hecho de poder estar muy cercano a un próximo desenlace con el fallecimiento del mandatario venezolano. 
Esta situación está siendo ya asumida por la comunidad internacional ya que desde sus más próximos aliados hasta sus adversarios internos ya preparan su sucesión, los primeros para que su legado continúe posiblemente liderado por su canciller Nicolás Maduro, mientras que los segundos ya piensan en una transición hacia un régimen alejado del chavismo revolucionario.
La administración Obama ya ha movido ficha y ambos gobiernos confirman sus contactos para evitar una situación de vacío de poder que pudiera dar lugar a una escalada de violencia (hay que tener en cuenta que la sociedad venezolana se encuentra muy polarizada entre partidarios y detractores del régimen bolivariano). 
La inestabilidad política es un escenario que a nadie le conviene, pero que podría ser utilizada por algunos actores políticos, sociales o militares interesados en aprovechar esta situación para posicionarse de forma más favorable ante un futuro inmediato sin Chavez.